arrugas-expresion

Depresiones y arrugas de expresión

Existen dos tipos de arrugas, las dinámicas o de expresión que se forman por la contracción muscular al gesticular y que con el tiempo tienden a dejar una marca o “cicatriz” en la piel que se vuelven más visibles con el envejecimiento y la pérdida de elasticidad de la piel. Son las típicas arrugas de la frente, alrededor del ojo (“patas de gallo”) o alrededor de la boca (“código de barras”). Las arrugas estáticas se forman por la inserción de la piel en determinados músculos.

En medicina estética tratamos las arrugas dinámicas mediante la relajación o parálisis de los músculos implicados en la formación de la arruga. Se pretende lograr un equilibrio entre los músculos agonistas y antagonistas para obtener un resultado natural y evitar efectos indeseados. El fármaco empleado es la toxina botulínica tipo A, que una vez aplicada tiene una duración efectiva de 3-5 meses, permitiendo espaciar un poco más este tiempo si se aplica de forma sucesiva durante periodos largos de tiempo y se emplea un poco más de la dosis teórica recomendada en cada una de las sesiones.

El mejor resultado final, como siempre, se obtiene con tratamientos combinados para resolver las necesidades reales de cada caso.

Corrección de arrugas medianas y finas en rostro de varón joven.

Corrección de arrugas finas y de mediana profundidad en zona periocular, antes y después de la aplicación de toxina botulínica y otros tratamientos combinados para mejorar el aspecto y la calidad de la piel.

Tratamiento de arrugas faciales, flacidez, lesiones pigmentarias y alteraciones de la textura cutánea en piel madura, con toxina botulínica y otros tratamientos combinados.

Corrección de arrugas de expresión en frente con toxina botulínica, antes y después del tratamiento.