Flacidez cutánea

¿Qué es la flacidez cutánea facial?

La flacidez en nuestro rostro representa fatiga. El envejecimiento cutáneo provoca pérdida de firmeza de la piel del rostro, causada por la disminución de las fibras de elastina, que nos proporcionan elasticidad a la piel, y el colágeno, que brinda firmeza a la misma. Provoca descolgamiento y arrugas en el rostro. Las primeras zonas faciales que muestran esta pérdida de firmeza son el arco mandibular, la papada, los surcos nasogenianos y los párpados.

Tratamiento para la flacidez facial

Para combatir la flacidez facial lo mejor es recurrir a algún tratamiento que no requiera cirugía, que ayude a estimular el colágeno de la piel como la radiofrecuencia, los ultrasonidos focalizados de alta intensidad, los tratamientos láser, la mesoterapia facial con bioestimuladores de colágeno, el lipofilling o relleno de grasa autóloga, la aplicación de hilos tensores, el microneedling, el relleno de ácido hialurónico, la hidroxiapatita cálcica, el ácido poliláctico, así como las infiltraciones de silicio…etcétera.

Las opciones son muchas y el mejor resultado se obtiene tras una adecuada valoración de las necesidades a tratar, así como la aplicación de tratamientos combinados y mantenidos en el tiempo.

Corrección de la flacidez cutánea y los signos del fotoenvejecimiento, antes y después del tratamiento.
Corrección de la flacidez cutánea, signos de fotoenvejecimiento y arrugas en mujer de mediana edad.
Flacidez en tercio medio de la cara con corrección de ojeras por falta de volumen.
Flacidez en tercio medio de la cara con signos acusados de fotoenvejecimiento y corrección de la ojera por falta de volumen.